Nuevo espacio, nueva vida

Techos, cortinas de cristal y Cerramientos de Aluminio en Madrid

Pérgolas bioclimáticas

Las Pérgolas bioclimáticas son polivalentes y un concepto distinto para cubrir espacios.

Cualquier vivienda que disponga de una zona exterior, como una terraza o jardín, debe tener en cuenta que es importante sacar el máximo partido de ella, para poder utilizarla siempre que se desee, independientemente de la época del año en la que nos encontremos.

En verano, estos espacios, suelen tener una temperatura elevada, y en invierno, sobre todo en épocas de lluvia, estas zonas no pueden utilizarse. Por lo tanto, la solución se encuentra en una pérgola bioclimática retráctil.

La posibilidad de regular las lamas a nuestro gusto nos permite protegernos de la radiación solar sin perder aireación, de modo que propicia la recirculación del aire, consiguiendo mejorar la temperatura y el confort.

Este tipo de pérgolas se generan a partir del aluminio, lo que proporciona una adaptación perfecta a las condiciones climáticas de cada momento para proporcionar un uso continuado de la terraza durante todas las estaciones del año.

Las pérgolas bioclimáticas tienen las características de poder ser retráctiles y orientables adaptándose a las necesidades de cada momento, gracias a ello, bloquean, de una forma muy eficaz, el impacto de la radiación solar, además, ventilan de manera ascendente la terraza para mantener una temperatura más confortable. Durante los meses de lluvia, nieve o granizo, la pérgola tiene la capacidad de cerrarse por completo, para que estos fenómenos atmosféricos no estropeen el mobiliario que hay en ella, y poder disfrutar de esta zona a pesar del tiempo.

Sus lamas de aluminio extrusionado le confieren una robustez y durabilidad únicas en el mercado, pudiendo conseguir hasta tres metros entre ejes, prácticamente ausencia de pendiente y una terminación impecable en cualquier acabado.

Lo que hace de las Pérgolas bioclimáticas la solucion definitiva para porches, terrazas, bares, restaurantes, piscinas y un sinfín de aplicaciones más, es su estanqueidad al agua, de modo que podemos habilitar nuestro espacio en el exterior de nuestra vivienda o restaurante sin necesidad de retirar el mobiliario en invierno.

El accionamiento de las lamas se realiza mediante motor o manivela, pudiendo adaptar los automatismos necesarios en cualquier momento.

En Fraimar Aluminios contamos con una larga trayectoria en la colocación de pérgolas bioclimáticas retráctiles. Las lamas de aluminio extrusionado ofrecen una robustez y durabilidad, única en el mercado, manteniendo prácticamente la ausencia de pendiente y una terminación impecable en cualquier acabado. El accionamiento de éstas se realiza mediante motor o manivela, pudiendo adaptar los automatismos necesarios en cualquier momento.

Una característica destacable de todas ellas es que, pueden incorporar sistemas de iluminación led, así como sistemas de reproducción de sonido para hacer del espacio algo único y acogedor, donde poder combinar el entorno natural con el de ocio.

Los beneficios que ofrece la instalación de pérgolas bioclimáticas en cualquier zona del hogar son muy amplias. Permiten convivir en armonía con la luz solar, ya que las lamas de aluminio son muy ligeras, pero resistentes. Éstas pueden abrirse, sellarse o fijarse en diferentes ángulos con el fin de adaptarse a la dirección del viento y la ubicación del sol. La configuración de estos sistemas se adapta a todos los espacios, creando un ambiente único y exclusivo, aportando una sensación agradable de apertura y libertad de visión.

Además, este sistema permite ampliar la superficie habitable, sin la necesidad de realizar una obra adicional, independientemente de las características. Son completamente impermeables, con las láminas cerradas, las pérgolas bioclimáticas retráctiles aíslan por completo las áreas y permiten regular la temperatura.

Cabe destacar que, las pérgolas bioclimáticas, son el complemento ideal junto con las cortinas de cristal, para crear un nuevo entorno en la vivienda a gusto de la persona, el cual podrá disfrutar en todas las épocas del año.

En definitiva, son la solución perfecta para porches, terrazas, bares, restaurantes, piscinas y muchas más aplicaciones. Es una manera magnífica de poder habilitar un espacio exterior sin la necesidad de retirar el mobiliario en invierno, ni pasar mucho calor en verano y poder disfrutar de una terraza siempre.